Siempre teniendo en cuenta que lo ideal es dejar este trabajo a profesionales, te vamos a dar unos consejos en caso de que lo quieras hacer por tu cuenta.

Antes de nada, tienes que tener en cuenta que lo primero es tu seguridad, y que trabajes con una máscara con filtro de carbono a ser posible, gafas para proteger tus ojos, guantes y ropa que no te importe demasiado tirar después de la limpieza.

Hay gente que te recomendará utilizar una katcher, pero es posible que estropees juntas y se levante algún gresite.

Ponte en contacto con personal especializado para utilizar los productos adecuados y sigue las instrucciones de cada fabricante. Un cepillo y el producto recomendado, que suele ser salfumán son los más recomendados. Hay que impregnar las paredes con el producto y verás la reacción del producto. Debes dejar actuar el tiempo determinado por el fabricante y una vez termines con las paredes, puedes comenzar con el suelo.

Limpiar con agua abundante para quitar todo el resto de producto es esencial. También es indispensable que no se cuelen restos del producto por el sumidero.

Una vez limpia la piscina, procede a revisar las grietas o cualquier elemento suelto. Por último, si la piscina es de gresite, puedes aplicar limpiacristales para que quede limpio.

En cualquier caso, estamos a tu disposición para ayudarte y darte los consejos necesarios en nuestra web y en nuestro teléfono: 916 16 95 41.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies