Tienes que salir. Te arreglas y te vas. Y de repente te das cuenta de que no has puesto en marcha la depuradora, o de que no has hecho tal o cual cosa. Ahora eso ya no es un problema si cuentas con un sistema de control domótico que te ayude en ese tipo de tareas.

 

La domótica aplicada al mundo de las piscinas consiste en automatizar procesos destinados al mantenimiento y a la seguridad, básicamente. Seguro que en un futuro llegan otras soluciones, pero de momento, esto es lo que encontramos en el mercado.

Todas ellas están enfocadas al concepto de eficiencia: no solo porque nos puede suponer un importante ahorro energético sino porque también ahorramos tiempo y dinero sin tener que estar pendientes de poner en marcha determinadas actividades rutinarias.

Y todo ello siempre controlado y monitorizado a través de una aplicación que instalaremos en nuestro teléfono, ya sea iPhone o Android, y que nos permitirá controlar, desde cualquier punto del planeta y a cualquier hora, las diferentes intervenciones que tengamos que realizar en nuestra instalación.

Y también podemos, por supuesto, manejar y gestionar todo lo que tiene que ver con nuestra piscina, como la música, la iluminación de ambiente, etc. ¿Quieres verlo?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies