En TCM queremos tener informado sobre el mundo de las piscinas. Nos ocupamos de todo lo que tenga que ver con las piscinas, tanto para comunidades como para particulares. Y si hay algo que os viene a la cabeza cuando hablamos de ellas, además del agua, es del cloro.

Pero, ¿sabéis por qué se utiliza el cloro para las piscinas? Aunque primero vamos a contaros algunas curiosidades sobre este elemento químico.

El cloro está situado en el grupo de los halógenos en la tabla periódica. Es probablemente uno de los símbolos más conocidos, Cl. En su estado normal es un gas tóxico de color amarillo-verdoso y es 2,5 veces más pesado que el aire. El cloro no tiene un olor muy agradable, pero a pesar de ello es un elemento químico esencial para muchas formas de vida.

En la naturaleza no está en estado puro debido a que reacciona con rapidez con muchos elementos y por ellos se encuentra formando parte de cloruros, como el cloruro de sodio, cloritos y cloratos, en las minas de sal y disuelto en el mar.

El cloro es importantísimo para la purificación del agua. Mucho más efectivo que cualquier otro elemento. Como antiséptico se introdujo por primera vez en 1835 en Estados Unidos y en Viena en 1847.

Se utiliza en forma de ácido hipocloroso para eliminar bacterias, parásitos, hongos y virus en suministros de agua potable y piscinas públicas. En las piscinas privadas no se suele utilizar el cloro en sí mismo, sino hipoclorito de sodio.

En próximos posts os explicaremos más detalles sobre el uso del cloro. Seguiremos informando 😉

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies